martes, 29 de marzo de 2016

CHRISTIAN CLASSEN

"Hola a todos, soy la persona más seguida en Instagram, ¡muchas gracias!", ha clamado orgullosa en un breve vídeo de diez segundos colgado en Snapchat.
   
                                                   



Al parecer el estilista de moda en todo el mundo ha tenido parte de culpa al coronar a Selena Gómez la semana pasada como reina de a Instagram por los looks que ha incorporado en el estilismo de esta en sus últimos eventos, destronando así a su amiga Taylor Swift, la cual ni los miembros del clan Kardashian ni la misma Beyoncé habían conseguido desbancarla de este puesto.
En los tiempos que corren la fama e Istagram van de la mano, ya no solo se trata de cantar, actuar o desfilar, también hay que tener más followers que nadie y eso se consigue básicamente con dos ingredientes fundamentales: el alto nivel de tolerancia a la exposición y con un buen estilista (en este caso el mejor) que entienda y potencie tu individualidad.
Un claro ejemplo: Gigi Hadid y Kendall Jenner. 
Fueron las primeras en entender esta nueva faceta social y estética de su trabajo. Por eso explotaron su condición de BFF (del cual nació el termino "Kengi"), además contrataron a la misma estilista, Monica Rose, la cual se encargó de diseñar sus cuidadosos y monocolores looks y las animó a experimentar con el athleisure.

















                                         


Oficialmente Selena Gómez acaba de unirse al club de las chicas más cool del mundo. Y el responsable no es otro que Christian Classen, el estilista causante de que la ex niña prodigio de Disney haya escogido prendas de marcas tan poco comerciales como Marni, Vetements, Jacquemus, Rodarte o Céline en sus últimas apariciones.
Las preferencias de Claseen se pueden notar en sus estilismos a los que incorpora stilettos en la gran mayoría de los looks, mientras que para looks más formales se decanta por los 7 centímetros de Céline. El abundante uso del rojo y negro en las prendas, además de una curiosidad, es que siempre escoge firmas poco conocidas para ello. En este sentido Gómez se ha convertido en la abanderada más entusiasta de Monse, marca (gran parte compuesta por esencia española) que firmó el vestido de terciopelo rosa candy de Brie Larson en la fiesta post-Oscar de Vanity Fair.









Es por esto por lo que la cantante y actriz apuesta por el minimal de factura retro de la marca con base en Los Angeles Co y a los impecables slip dresses de la inglesa Atea Oceanie.
Este puñado de marcas poco conocidas y otras tantas que sí lo son, no son las que cabría esperar que llevara una celebrity de tan solo 23 años, pero  Selena posee una gran cualidad que pocas celebrities tienen: la confianza. Gómez se fía plenamente de Classen y esa virtud unida a su juventud ha hecho que la mezcla funcione a la perfección.








Muy pocas it girls han apostado por esa extraña mezcla entre lo sexy y lo conceptual, un terreno más propio dfashion insiders y habituales del street style, como Christine Centenera o Miroslava Duma. Pero parece que Selena quiere ser reconocida ya no solo por su talento de interpretación y canto si no que quiere ir más allá convirtiéndose en una it girl y para ello tiene la mejor ayuda, Christian Classen.




xoxo

Sergio Antón.




1 comentario: